jueves, 20 de mayo de 2010

JASON & THE SCORCHERS

Nadie como ellos ha mezclado el country, el rock & roll y el punk. La química imposible entre un chaval de Illinois criado entre los sonidos campestres que salían de la radio y al que la explosión punk de finales de los setenta le amplió horizontes (Jason Ringenberg) y un forofo absoluto del hard rock (Warner E. Hodges). Los descubrí, gracias a mí colega Enric y a algún escrito leído en el RUTA 66, con "Still Standing", álbum que había sido editado en 1986. Ya no pude parar, aquella enérgica combinación hizo mella en mi corazón de tal manera que se convirtieron, a medida que me iba haciendo con el resto de su discografía, en una de mis bandas favoritas. No era de extrañar, tenía aglutinadas en un solo combo mi querencia por el country, mi ansiedad hard rockera y mi interés por el punk. Tormentas eléctricas devastando las praderas, tornados de decibelios disparados a toda velocidad, medios tiempos con la vena en tensión y dulces remansos de paz acústica para recuperar el resuello. Calificados como una de las mejores bandas en vivo de su época aparcaron los instrumentos en 1990. Agotados de girar sin descanso, con ciertas rencillas entre ellos y con el grave tipo de diabetes que se le diagnosticó al batería Perry Baggs. Jason inció carrera en solitario con óptimos resultados y magníficos discos, "All Over Creation" por ejemplo, y Warner se dedicó a temas audiovisuales y a grabar algún disco que otro, destacable su etapa con THE DISCIPLES OF LOUD, hasta que, en el 95 regresan a la vida con "A Blazing Grace" un disco furioso con las seis cuerdas de Hodges como absolutas protagonistas. De nuevo a la carretera y al año siguiente otro pepinazo, "Clear Impetuous Morning", para culminar ese retorno con un incendiario doble en directo, "Midnight Roads & Stages Seen". Otro parón, salpicado por un recopilatorio de rarezas, y todo parecía haber terminado. Con el motivo de ayudar económicamente a sufragar los gastos médicos del tratamiento de su batería vuelven a la acción. Esa gira los trajo hasta nuestras tierras, perderme aquella actuación en el CROSSROAD todavía me duele, y avivó de nuevo la llama. "Halcyon Times" (Tiempos Felices) es su nuevo compacto. Una grabación que se puede poner a la altura de lo mejor de su producción sin ningún problema. Es más, servidor lo situaría entre los tres mejores discos que han grabado. Suena fresco, lleno de vida, oxigenado. El martes estuvieron en Coruña, las referencias son excelentes, ayer en Madrid, hoy en Bilbao, mañana en Mallorca, sábado en Valencia y, por fín, el domingo en Barcelona. Los acompañan Allen Collins al bajo, marido y músico de la californiana Stacie Collins y el sueco Pontus Snibb, cantante y guitarrista de Bonafide a los tambores. La sonrisa cruzará mi cara cuando los vea salir al escenario, cuando tenga cerca los bailes de redneck loco de Jason y las guitarras voladoras, aquellos que lo vieráis acompañando a Dan Baird lo sabéis, de Warner. Y me desgañitaré coreando a voz en grito temas que me han acompañado en multitud de ocasiones. Y seré feliz.

14 comentarios:

the beautiful loser dijo...

Allí estaremos disfrutando de un show que promete ser muy especial.
He visto a Jason varias veces cuando se ha acercado a tocar por aquí pero lo del Domingo será otra cosa.

ROCKLAND dijo...

¡Y vaya si vas a ser feliz!
Sólo los ví en el Crossroad y aquello fue espectacular...¡pura dinamita!
Su último disco es una maravilla que gana con las escuchas.
Otra de ls bandas que merecen un mejor reconocimiento.

Saludos!

Simu dijo...

Ganas no me faltan para acercarme el domigo a verles pero varios son los factores en contra. A ver qué pasa finalmente. En cualquier caso, disfruta del concierto y luego nos lo cuentas.

Saludos!

L´Esbarzer dijo...

El domingo estaré allí.
Con camisa roja y rosas bordadas. Y a lo mejor me animo a llevar sombrero y todo.

Ofersan dijo...

Yo imaginoque también me dejare caer por alli, "Lost and Found" es una joya.

TSI-NA-PAH dijo...

Grandisima banda! que rabia me da no poder volver a verlos. A disfrutar!
saludos

sanfreebird72 dijo...

No los domino mucho y sólo oigo que hablar bien de ellos. He escuchado algo y no os enfadéis, alguna producción me parece muy ochentera aunque sea rock, pero además, compromisos familiares y tal. Así que no estaré. Ya contaréis.

Arraska dijo...

Vengo de verlos del Kafe Antzoki y me han vuelto a dejar pasmao.Si en el crossroad me dejaron con la boca abierta,esta noche he vuelto a repetir.Da gusto ver a un tipo como Jason derrochando simpatia y energia de esa manera sin apenas despeinarse.Y de Warner Hodes que os voy a contar que no sepais ya,los que le habeis visto con Dan Baird le conoceis de sobra,este tio es un fuera de serie.

A disfrutarlo...que lo hareis.

Un saludo.

Jimmy and BolaOcho dijo...

En Madrid Glorioso!!!!!

Un abrazo y a disfrutar, seguro, SEGURO!!!

Bola8

paulamule dijo...

PUes como ya he dicho ciento cincuenta millones de veces, a mí en estudio me siguen sin convencer y sin embargo los amo en directo. Ese bolo del Crossroad fue sin duda el mejor concierto del festival. Me ganaron para siempre.
Salud.

Tornado dijo...

Si señor el último disco esta de puta madre .Por ahora lo tengo en Mp3 ,pero me parece a mi que me l comprare en Vinilo ...........Tio raro que es uno .Por cierto Manel ,espero tu cronica del concierto del domingo,con avidez ya que,no pude ir a verlos .


Saludos

Jah Work dijo...

Escuché su último disco hace unos días y no estaba nada mal. Tal vez me paso!!

Saludos y dsifruta!!!

Perem dijo...

Mestre, debo ser el único que todavía no ha escuchado nada de estos señores.

Nada, que disfrutes. Un concierto mas para añadir a tu lista.

Saludos.

José Fernández dijo...

Yo estuve en el Sol el Miercoles y fantástico concierto. Jason es, y perdón por el anglicismo, un "true original". El tío en escena desborda simpatía y entrega. Además se ve que la relación entre todos ellos pasa por un momento dulce; Jason no paro de elogiar a Warner, de reirse con (y al mismo tiempo de) el bajista... El abrazo que le dio el bateria a Warner Hodges al final del concierto aún me emociona ahora mismo, el tio estaba en un estado de felicidad y euforia contagiosa. Hodges está en un estado de forma increíble y Jason también, aunque al final la voz se le resintio algo.

Lo peor fue el atraso en una hora del concierto para acomodarse a la final de la copa del rey. Ya les vale, que yo tenía que levantarme temprano al día siguiente.