lunes, 23 de noviembre de 2009

DAIQUIRI BLUES


Un compañero de trabajo me recomendó en su momento que le diera una escucha a este madrileño. Ya sabéis, "a tí que te va Tom Petty y el rock americano puede que te gusten los discos de este hombre". Empecé por "Pájaros Mojados" y luego me fuí haciendo con el resto de su discografía aprovechando las ofertas. Siempre había en sus discos canciones que me gustaban mucho pero en otras no conseguía, en mi opinión, deshacerse de los peores tics de los cantautores nacionales. Incluso en directo, por ello siempre he tenido una opinión algo dubitativa sobre su carrera. Le pude conocer personalmente, a través de amigos comunes, en el vitoriano Azkena Rock Festival y luego en una visita a Barcelona. Pese al poco tiempo que hemos compartido mi impresión es la de un tipo agradable y que está realmente enamorado de lo que hace. Su anterior referencia "Avería y Redención" es para mí un trabajo fallido. Un disco con demasiadas puertas abiertas que no acaba de concretar su propuesta y que resulta demasiado disperso. A pesar de ello tenía ganas de degustar el nuevo disco y más al enterarme que lo grababa en Nashville y que iba a contar con colaboraciones de lujo como la pedal steel del gran Al Perkins. Pues hay que reconocer que Quique se ha salido. Por fín un disco del que no descartaría ningún tema, no hay relleno alguno, y donde su trabajo como compositor brilla a gran altura. Incluso en los momentos más tiernos, el amor y los sentimientos son uno de los temas que aborda más frecuentemente, alcanza uno de los mayores objetivos. Sonar sensible pero no "sensiblero". Y eso amigos no es fácil. Aqui si que un servidor ve reflejadas las influencias que suele citar, hay mucho de Ryan Adams es este disco, y pone tierra por medio respecto a esos tics que mentaba unas líneas más arriba. Producido por Brad Jones el disco tiene momentos verdaderamente estimables, "Cuando estés en vena", "Nadie podrá con nosotros", "1.956", la versión de Lapido "Algo me aleja de tí", "Deslumbrado", perfectamente integrados en un disco, valga el eufemismo, redondo de verdad. Sé que González despierta debate entre el público rockero, quizás más por el tipo de seguidores, seguidoras diría yo, que ha captado que propiamente por su música. Escuchen sin prejuicios "DAIQUIRI BLUES", horroroso título por cierto, quizás alguien cambie de opinión.

6 comentarios:

Edu Chinaski dijo...

El disco es enorme y Quique como persona es un crack.....

Meskalina dijo...

Pues tendré que escucharlo porque mi sensación tambien era como de quiero y no puedo, en plan: me gusta mucho el country&western, Neil Young y todo esto pero al final acabo sonando a Ismael Serrano.
A ver si me convence esta vez.

Mikel dijo...

Muy buen disco, sí señor, mejora con mucho su anterior trabajo. Aún así, me sigo quedando con la noche americana, mi preferido. La canción de 73, es una maravilla.

txinomandinga dijo...

pues lo conocía de oidas pero nunca le he prestado atención...nunca es tarde...gracias!!
saludossss!!!

carajillo dijo...

Coño manel, que sorpresa. Mira que no me ha acabado de entrar, eh? y eso que estoy abierto de patas ;-)

Y para seguir discrepando el título no me desagrada.

En 15 días le vuelvo a ver en directo a ver si da la de cal o la de arena, a ver la nueva banda con pedal steel

manel dijo...

Joder little carajo. Pues a mí,como escribo, me ha gustado mucho. Yo nunca le he visto en directo aparte de la mini actuación del AZKENA. Iré a verlo ahora al RAZZ 2 a ver si es verdad que aburre tanto y si hay tantas tías buenas como dicen por ahí..Je, je, je, je....