lunes, 25 de marzo de 2013

LOS DELTONOS / PASADO Y PRESENTE


Desde que empecé con esto tenía claro que quería dedicar a los cántabros un pequeño homenaje. Por tantos buenos ratos y por tantas buenas canciones. El tiempo fue pasando y, finalmente, fue la invitación por parte del blog Balas Perdidas lo que me puso definitivamente sobre el teclado. Ahora que ya han pasado un par de meses desde que se publicó lo recupero para los visitantes de este corazón de rocanrol. Espero que os guste.
" LOS DELTONOS 
Finalizando la década de los ochenta un servidor estaba muy metido en el blues. Como principales culpables podríamos citar al malogrado Stevie Ray Vaughan, los Fabulous Thunderbirds de su hermano Jimmie y el galopante y vacilón ritmo trotón de George Thorogood y sus Destroyers. Y mientras me sumergía en los secretos de tan vetusto género buscando sus raíces y su pasado llegaban noticias de un poderoso trío cántabro que no dejaba títere con cabeza a su paso mientras predicaba la religión del ritmo y el blues. Obviamente no tardamos, mi hermano y un servidor, a lanzarnos en la búsqueda de material. Su álbum debut, Tres Hombres Enfermos (1990), era pura dinamita. Sonaba de lujo y nos daba la oportunidad de identificarnos, letras en castellano, una banda nacional, con la mística y la métrica del blues como nadie ha conseguido si exceptuamos quizás a los Mermelada de J. Teixi. Pocos recuerdos guardo de su primera visita a Barcelona gracias al entusiasmo del añorado Pepe Communiqué. Eran los años bárbaros (muy bárbaros) y aquella debió ser una más de las muchas aventuras nocturnas que la neblina emborrona. Si tengo, en cambio, muy claro su posterior paso por KGB. Una sala llena hasta los topes, con una expectación inusual y con la audiencia a punto de explotar. Y así sucedió, desde que tocaron la primera nota hasta el último bis aquello fue el acabose. Sudor, cervezas volando, saltos, estribillos (los de «No Señor» o «Soy Un Hombre enfermo» atronaron entre las chorreantes paredes de la sala), empujones en las primeras filas y la sensación final de ebria felicidad que solo te puede dejar un buen concierto de rock. Fans a muerte los seguimos a todas partes cada vez que vinieron, que fueron muchas, ya que Catalunya era una de sus plazas fuertes, y también por las Españas. Pequeños pueblos y  grandes capitales quedaban a su merced tras presenciar su electrizante espectáculo. Recuerdo una noche en El Morell (Tarragona) con jugosa anécdota incluida con algunos de los miembros de Els Pets por medio pero eso será para otra ocasión… Ni una mala noche, ni un concierto fallido, en su peor versión eran mejores que muchos y cuando la máquina estaba engrasada, que era casi siempre, no tenían rival.  Con su segundo álbum, Bien Mejor (1992), estaban en la rampa de lanzamiento, prácticamente llenan Zeleste 1 (ahora Razzmatazz) en su presentación barcelonesa y su club de fans, el pintoresco Club Enfermo, andaba en más de 20.000 afiliados, pero llegó la demanda del sello discográfico, la famosa sentencia judicial y con ella el frenazo en seco. Reaparecieron con Ríen Mejor (1996), un disco mucho más duro, funk, con riffs de guitarra escuela metal y Hendrik enfundado en camisetas de Pantera. La mala leche y la tensión acumulada estallaron en un disco al que el tiempo ha sentado extrañamente bien. Pero todo pasa factura y la mente y el organismo piden descanso. Rearme moral y físico, paso de terceto a cuarteto con la presencia de Fernando Macaya y Pablo Z junto a Hendrik e Iñaki García. Y, a partir de ahí la elegancia y el buen hacer se abren paso poco a poco pero sin pausa. Sólido (2003) es el asentamiento de la nueva formación, un disco que avanza la dirección que quieren tomar y la excusa perfecta para rodar de nuevo los ejes en la carretera. Rodaje que desembocó en uno de los mejores discos de rock en castellano jamás grabados. Es mi opinión y la sostengo contra viento y marea. GT (2005) lo tiene todo. Un sonido ya definido, la constatación del crecimiento de Röver como letrista y canciones, «Noroeste», que dejan huella. Y así siguen, entregando trabajos notables, Buenos Tiempos (2008), o magníficos. Los recientes La Caja de los Truenos (2011) y el EP Saluda al Campeón (2012) y dejando sello de su clase en cada escenario que pisan. Los Deltonos son parte importante de la banda sonora de mi vida por muchas razones. Una de ellas es que su evolución musical ha circulado paralela a la mía, o un servidor a la de ellos, creando un lazo emocional y musical que ha ido más allá de la relación entre grupo y seguidor. Veintisiete años en el camino del rock. Se dice fácil pero no lo es. Y más en un país como el nuestro. No hace falta dar explicaciones, todos sabéis lo que es el rocanrol en esta tierra. Es un lujo del que no podemos prescindir que continúen en activo. Es un verdadero placer poder ver como enchufan los amplificadores y arrancan con ese sonido crujiente que sabe a norte y a sur. A borrascas y nieblas. A asfalto y volante. A resacas y risas. A pasado y a presente.  A Gasoil y Chocolatinas." 

5 comentarios:

KARLAM dijo...

¡Bravo! Uno de los mejores grupos que ha parido el Rock de este pais. Y también en mi top de favoritos. En disco y en directo. Que nos duren por muchos, muchos años. Se merecen todo lo mejor. ¿Para cuando un monumento al Sr. Hendrik Röver?

Un saludo

Addison de Witt dijo...

Bonita y sentida entrada a una banda mítica de este país tan proclive a la música facilona y ramplona.
Aqui otro fan de los cantabros.
Saludos.

Feel the Noize dijo...

Genial artículo, Manel, me ha encantado. Aquí otro fan del grupo y del Sr. Röver, un excelente músico. Espero que otro día nos cuentes la anécdota, curioso que es uno...

Jim Garry dijo...

Bonito texto. Me enganche con GT y estoy de acuerdo contigo, es un pedazo de disco. Música y letras en perfecta armonía. Tengo pendientes verles en directo a ver si puede ser el 3 de mayo en la sala Azkena!!!

Me ha impactado eso de Hendrik enfundado en camisetas de Pantera, ja,ja. Se que es un tipo ecléctico y que escucha mucha música pero desconocía su gusto por el metal.

Sex, love and rock´n roll

juanvi dijo...

Gran artículo, Manel, enhorabuena! A mi también me gustan, pero aún no he profundizado en su discografía. Los únicos discos que tengo de Los Deltonos son los dos primeros, y me gustan, sobretodo el segundo. De sus otros trabajos solo conozco alguna canción suelta, así que tendré que ponerme las pilas con ellos.

Salutacions!